domingo, 22 de mayo de 2016

Sin cabeza



Sin cabeza

Como todos los días, prepara su té rojo. Lo toma, siempre queda resto del té en el fondo del pocillo, antes de salir le acaricia la cabeza al gato, cierra la puerta y se va a trabajar. Se le cae la llave al piso, no alcanza a trabar la puerta, arrodillado, mira para atrás, y ve que la gente se comporta un
poco extraño, solo ve su parte inferior, cundo alza la vista un poco más, nota que toda la gente esta decapitada, pero estaban de pie sin sus cabezas, con sangre que les brotaba del tronco cercenado. Intenta abrir la puerta con la llave, se le traba, ahí se da cuenta de que no había girado nunca la llave, entonces le da una vuelta sin querer y la saca en la primera vuelta…no puede abrir para entrar, el miedo lo abrumó  y lo exasperó por completo…entonces forzó la llave y pudo girarla, abrió y entró. Se había olvidado de darle alimento al gato. Se “mira” en el espejo, le queda bien el tronco desangrado y la tráquea expuesta hoy.
La pregunta es; como comen?

Ricardo.

Los textos de estos relatos son de mi autoría. Y esta imágen.



Compartí si te gustó o deja un comentario.

Gracias. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario